Desde Rosewood San Miguel de Allende con Amor

Fundada en 1542 por el monje franciscano Fray Juan de San Miguel, la ciudad misionera de San Miguel El Grande fue una parada importante en la ruta plateada de España. La ciudad también jugó un papel vital durante la Guerra de Independencia de México. Para honrar a su famoso hijo y su héroe nacional, Ignacio Allende, la ciudad renombrada en San Miguel de Allende en 1826.

San Miguel de Allende se considera un ejemplo notable de la arquitectura barroca colonial española del siglo XVI. Entre sus sinuosas calles y antiguas fachadas se alza una espectacular hacienda rojiza que evoca lo más sofisticado del espíritu artístico del México colonial: Rosewood San Miguel de Allende.

 

Encalvado en las tierras altas centrales de México, Rosewood San Miguel de Allende expresa el rico patrimonio y el encantador espíritu cosmopolita de la famosa ciudad colonial del arte centrado en el arte de Guanajuato. Ubicado dentro del corazón histórico del centro de San Miguel de Allende, el hotel es mi portal a las maravillas de este mágico destino.

Itinerantes exposiciones de arte se mezclan con el glamour y lujo de antaño que permanece vivo y perfectamente bien preservado en espacio únicos y auténticos. Muebles tallados a mano, techos con vigas de madera, arcos artesanales y colores que reflejan los ricos tonos de la ciudad acentúan la experiencia hedonista que nos esperan dentro de los gruesos muros de este icónico edificio.

 

Inaugurado en febrero de 2011, Rosewood San Miguel de Allende fue elaborado por artesanos locales con la apariencia de la antigua ciudad, que se esforzaron por capturar la esencia de uno de los destinos más queridos de México. El hotel le rinde homenaje a la historia de San Miguel de Allende mientras se mantiene fiel a la filosofía de Rosewood y su famoso ‘Sense of Place’.

 

Con una mezcla de elementos de diseño español y mexicano del siglo XVI, las habitaciones y suites del hotel son inigualables. Sus terrazas abren hacia vistas a las pintorescas calles o jardines bordeados de árboles y cada detalle refleja el espíritu de San Miguel de Allende.

Reminiscente a una gran hacienda, el diseño del hotel se inspiró en la rica historia y la auténtica arquitectura colonial de su ubicación. En su enorme patio interior disfruté cada mañana de su famoso desayuno y brunch en el restaurante 1826. La rico herencia y las tradiciones culinarias de México se celebran aquí; el menú presenta una innovadora cocina mexicana utilizando ingredientes de origen local. Abrazando la filosofía de “granja a la mesa”, el restaurante 1826 ha establecido asociaciones con granjas cercanas y productores de alimentos que trabajan con el equipo culinario para suministrar varios productos orgánicos frescos.

 

Cada instante de mi estancia en Rosewood fue una oportunidad de asombro, mimo y placer, haciéndome participe de la seductora magia de San Miguel de Allende.

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *