Oda a Japón: Deleites Culinarios en Yoshimi

Un portal a la alta gastronomía Japonesa y un espacio de belleza autentica e inigualable, Yoshimi re-abrió sus puertas bajo la filosofía Kaizen, que evoca la idea de realizar una serie de cambios para fomentar una mejora continua. Inspirado en esta premisa, el restaurante Yoshimi transformó su experiencia, preservando su impronta: el apego a la cocina tradicional, que lo ha identificado desde hace varias décadas como un referente imprescindible en la escena culinaria de la Ciudad de México.

Una oda al arte culinario, esta joya se encuentra en el hermoso hotel Hyatt Regency Mexico City, en el corazón de Polanco. Bajo el mando del talentoso gerente general Christophe Lorvo, este lujoso hotel se ha convertido en un icono de la ciudad, reconocido por su excelencia, delicias culinarias y atento servicio en una de las direcciones más cotizadas de la ciudad.

 

Mi experiencia en este exquisito restaurante fue un constante descubrimiento y asombro. Tuve el placer de disfrutar platillos espectaculares, como la berenjena a la parrilla con salsa miso dulce, que es un manjar único preparado a la perfección. Me deleité con una selección deliciosa de sashimis y sushi, como lo fue el suculento atún toro y con una merluza negra marinada con sake y limón, que fue el perfecto plato principal – una creación con sinfín de matices y sabores.

El deleite sensorial es un valor preponderante en Yoshimi, por ello el jardín zen –un área privada y al aire libre– recobra su esplendor para invitar a la contemplación en una de las zonas con más actividad de la ciudad.

 

En el nuevo capítulo de Yoshimi la chef Miriam Moriyama –sushiwoman pionera en Latinoamérica y quien estuvo al frente del restaurante Shiso, en Río de Janeiro, Brasil, reconocido por la Guía Michelin–, nacida en Argentina y de padres japoneses, se incorpora para celebrar y conservar la autenticidad que ha posicionado a este restaurante como un referente gastronómico entre la comunidad japonesa y los sibaritas.

En su paisajismo –obra del arquitecto Alfonso Muray– se reinterpreta el concepto karesansui para introducir al visitante a la autoreflexión, mientras admira una composición orgánica en la que intervienen el paisaje prestado del jardín Winston Churchill, un denso muro de bambú y once rocas distribuidas en cinco islas rodeadas por arena de mármol blanco, rastrillada con patrones ondulantes para evocar las olas del mar.

 

Un deleite para todos los sentidos, Yoshimi se ha convertido en el favorito de los que somos amantes de la verdadera cocina japonesa en todo su esplendor.

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *