La Unión de Dos Mundos: Oaxacalifornia

La mágica unión de dos mundos, dos destinos y dos estilos de arte culinario, el festival gastronómico Oaxacalifornia fue el resultado de la sabrosa combinación de cocina oaxaqueña y cocina de Baja California.

Celebrando estas dos exquisitas y muy diferentes cocinas a través de una serie de comidas y cenas en los restaurantes mas reconocidos e icónicos de Oaxaca, me dejé llevar por los aromas, las texturas y los sabores de las mentes brillantes detrás de la creación del festival.

 

El maravilloso chef Alejandro Ruiz es un intrigante personaje de la gastronomía mexicana, el vocero más importante de la cultura culinaria oaxaqueña y uno de los creadores de este singular festival. Del 20 al 25 de Julio disfrutamos en esta bella ciudad del resultado de la unión de grandes chefs, innovadores platillos y exquisitos ingredientes.

 

Durante la cena en Casa Oaxaca, restaurante del celebre chef Alejandro Ruiz, disfruté de manjares excepcionales. En la espectacular terraza del restaurante, con un ambiente inigualable, viví una noche de magia.

El chef David Castro comenzó la velada con un sabroso aguachile de abulón, presentado de manera original dentro de una ostra. Después, el chef David Alarcón nos preparó un sashimi de kampachi, con salsa de ponzu creada con mezcal y un aioli de hormiga chicatana, fresco y orginal.

 

La noche continuó con una creación a cuatro manos de los chefs Alejandro Ruiz y Jorge Manual: un tamal de mejillones. Este innovador platillo nos sorprendió a todos con su complejo y seductor sabor, mezclando a la perfección las dos culturas.

 

El siguiente platillo ‘Seashell from Villa Alta’ fue creado por el chef David Alarcón y consistió de almejas y vieiras con una mezcla de quesos al gratín y tocino ahumado. Continuamos con una delicada y deliciosa codorniz con salsa pasilla del chef David Castro.

El ultimo plato principal fue también creado a cuatro manos por los chefs Alejandro Ruiz y Jorge Manual. Un impactantemente exquisito short rib de San Antonino con salsa de hormiga chicatana, ensalada verde salvaje de quintonil, patatas bravas y alioli de gusano de agave; un inolvidable manjar.

 

Para terminar con broche de oro, el chef Efraín Aparicio nos deleitó con una rosita de cacao, creada con vino tino y alga marina. Toda la cena fue maridada a la perfección con vinos y, como no podía faltar en Oaxaca, mezcales.

 

Una oda al arte culinario de Oaxaca y de Baja California, Oaxacalifornia es mucho más que un festival gastronómico, es una celebración del arte más placentero que existe.

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *