Descorchando al Diablo

Cuenta la leyenda que hace más de cien años, el fundador de la Viña Don Melchor Concha y Toro, escondió una preciada colección de vinos en su bodega privada, que estaba protegida detrás de una reja de hierro forjado. Sin embargo, con el tiempo comenzó a notar que las botellas desaparecían extrañamente.

Parecía que este lugar secreto ya no era tan secreto, y que la gente del pueblo, al haber oído hablar de sus exquisitos vinos, no pudo resistir la tentación de probarlos por sí mismos. Al necesitar una nueva forma de proteger su tesoro, Don Melchor Concha y Toro recurrió al folklore chileno.

 

Sabiendo lo supersticiosa que era la gente del pueblo y cuánto temían a los fenómenos de otro mundo, difundió el rumor de que existían extraños eventos nocturnos que solo podían explicarse de una forma: el diablo habitaba en sus bodegas.

 

Impulsado por la imaginación de los lugareños, cada sonido en la bodega, cada eco, sombra y forma, dio más valor a la historia. Rápidamente, el rumor se convirtió en una leyenda… y no desaparecieron más botellas. Esta es la historia de la leyenda cuyo protagonista le dio a unos excelentes vinos un nombre único: Casillero del Diablo, un portafolio destinado a cruzar fronteras y convertirse en unos de los vinos chilenos más famosos del mundo.

 

Casillero del Diablo proviene de espectaculares Valles en el corazón de la tierra vinícola de Chile, como el Valle Maule. Ubicado a 250 kilómetros al sur de Santiago de Chile, el Valle del Maule es la región vinícola más grande de Chile y tiene una gran diversidad y versatilidad geográfica y climática. Los inviernos lluviosos y los veranos cálidos, junto con suelos relativamente infértiles, permiten la producción de vinos tintos de muy alta calidad, como Cabernet Sauvignon, Merlot y Carmenere.

El Valle es conocido mundialmente por la calidad de su Cabernet Sauvignon, este valle tiene un clima mediterráneo templado con una notable influencia de la Cordillera de los Andes. Los viñedos de Concha y Toro se encuentran cerca del río Maipo, que se alimenta del deshielo de los Andes, un agua rica en minerales y oxígeno. Estas condiciones crean un terroir extraordinario para un Cabernet Sauvignon con carácter tremendo, delicados aromas y una elegante expresión frutal.

 

También se encuentran en el Valle Limarí, ubicado en la Región de Coquimbo, a 400 kilómetros al norte de la capital de Chile, donde recibe brisas frescas del Océano Pacífico. Esto, junto con la escasa lluvia de la región y sus incomparables suelos ricos en minerales, conforman un terroir ideal para resaltar el carácter de sus variedades como Chardonnay, Sauvignon Blanc y Viognier.

 

Rapel es un gran valle dividido en dos zonas de fama internacional: Cachapoal y Colchagua. El clima templado con cuatro estaciones bien definidas, se combina con una amplia gama de suelos para dar lugar a vinos de extraordinaria calidad, particularmente en variedades tintas como: Merlot, Malbec, Shiraz y nuestro emblemático Carmenere.

 

Y finalmente, el Valle Casablanca ha sido especialmente influenciado por la fría corriente de Humboldt en el Océano Pacífico. Este valle está ubicado muy cerca de la Cordillera de la Costa. La baja altitud de las montañas permite que la niebla de la mañana se filtre desde el mar, moderando las temperaturas y creando un microclima que brinda una frescura espectacular a las variedades blancas como Sauvignon Blanc y Chardonnay.

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *