Recordando Las Brisas

Las preciosas casitas individuales, cada una con alberca privada o semiprivada, capturan ese ambiente romántico y la completa tranquilidad que caracteriza a Las Brisas Acapulco. En la cima del mundo, con las montañas, playas y edificios de la Bahía de Acapulco a nuestros pies, tornándose rojizos en el atardecer.

Constantemente reconocido como uno de los lugares más románticos del mundo, Las Brisas nos sumerge en un mundo de lujo y seducción único – sus bungalows con piscinas privadas elevándose en la montaña a la orilla de mar son íntimos y de belleza clásica, recordándonos a las pintorescas calles y casas de Grecia.

 

Los espectaculares jardines de Tulipan y el restaurante gourmet, Bellavista, ofrecen experiencias únicas. Si elegimos cenar en la privacidad de nuestra casita o disfrutar de excelente comida en uno de sus maravillosos restaurantes, descubrimos que cada comida es tan memorable como las vistas que nos rodean.

 

Rodeado por espectaculares vistas de Acapulco, el Restaurante Bellavista es un hermoso lugar para escaparse y disfrutar de la inigualable cocina. El glamour de su clásico diseño invita a disfrutar de deliciosos desayunos y cenas en una atmósfera romántica.

Aquí también nos podemos deleitar con un masaje relajante en el spa del Hotel Las Brisas Acapulco, jugar un partido de tenis o disfrutar de los deliciosos mariscos en el club de playa La Concha, único en México con piscinas de agua salada alimentas por las mareas del océano.

 

Un mundo de placer y un espacio singular, Las Brisas nos hace viajar en el tiempo a la época dorada de Acapulco, sumergiéndonos en esa magia única que tanto nos seduje de este fascinante destino. Las impactantes vistas a la Bahía de Acapulco y al mar que tiene todo el hotel son incomparables.

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *