Experiencia Sensorial en Alinna

El arte culinario es el más placentero que existe. La pasión por la gastronomía, por la creación de experiencias que se apoderan de nuestros sentidos y nos sumergen en mundos de hedonismo, es algo que se lleva en la sangre, en el corazón. Las mentes brillantes detrás del éxito de Alinna llevan esta pasión a su máxima expresión, logrando crear momentos irrepetibles y únicos en un ambiente inolvidable.

Alinna nació en el 2019, cuando la creativa Elizabeth Cruz y el talentoso chef Pablo Palomo decidieron diseñar y crear experiencias culinarias que atesoren momentos especiales. Desde catering hasta eventos especiales, petit comité, celebraciones sociales y eventos corporativos, Alinna fue creada para hacer de cada instante una aventura hedonística.

Esta sábado me dejé llevar por la excelencia de la cocina del chef Palomo, de las atenciones de Elizabeth y la belleza de un espacio intimo y autentico donde se llevó a cabo una espectacular cena de siete tiempos. Aquí, un original y sabroso menú de degustación me llevó de la mano a descubrir sabores y aromas cuya personalidad y estilo único refleja el amor por la cocina y los momentos mágicos que llevaron a la creación de Alinna.

Comenzó la maravillosa velada con una serie de delicados y exquisitos amuse bouche: tartaleta de tomates, frambuesas y sardina en vinagre; muslito de codorniz con mayonesa picante; buñuelo de hongos con jamón ibérico de bellota; y un brioche con mousse de brie y trufa negra – maridando cada bocado con Calvet Celebration Brut Rosé.

La experiencia sensorial continuó con espectacular carpaccio de wagyu con crema de mostaza, queso y un delicioso helado casero de albahaca. Disfrutamos de un foie gras asado, perfectamente logrado, con mermelada de cebolla morada, crema de almendra y jerez. Continuamos con un sabroso arroz meloso de codorniz y con un delicado pescado rocot con patata rota y salsa verde. Terminamos los platos fuertes con un pato asado con sus muslos melosos y manzana: una atrevida explosión de sabores y texturas.

Degustamos estos deliciosos platillos con vinos seleccionados por su originalidad y estilo único, como Brouilly 2018 de Georges Duboeuf, Carlos Seres Crianza 2016 de la Denominación de Origen Rioja y Txomin Etxaniz del 2019.

 

Terminamos con broche de oro; una jugosa torrija caramelizada con perlas de miel y helado de nuez y un espectacular parfait de caramelo con helado de chocolate que nos dejó a todos fascinados. En cada platillo y cada detalle – como la hermosa y delicada decoración creada por Lorena Cruz – es aparente la calidad de los productos y la dedicación del equipo, quien siempre busca robarnos el aliento… y siempre lo logra.

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

4 Comments

  1. Me encantaría poder tener esta experiencia, como puedo reservar o conocer sus cenas?

    Post a Reply
  2. Coincido en que se nota la pasión que ponen en cada platillo y cada detalle. Alinna es el mejor lugar para invitar a alguien especial.

    Post a Reply
  3. Es un placer leer tan hermosas y perfectas líneas, que inspiradas en los maravillosos platillos de la creación de Pablo Palomo y Elizabeth lograron captar la atención de una persona tan experta.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *