Vinos y Volcanes

Mi aventura en el imponente volcán del Etna fue una historia de descubrimiento vinícola – la aventura de Tasca D’Almerita en el Etna comenzó hace más de 10 años y fue también una historia de encuentro con un mundo de vino increíble. En este territorio extraordinario, en la costa oriental de Sicilia, uno de los volcanes más activos del mundo ha creado un ambiente único: los productos que derivan de la actividad del volcán y sus lavas solidificadas son materiales piroclásticos “tefra”, es decir, ceniza y lapilli que se depositan uno encima del otro y que hacen del Etna un “estratovolcán” caracterizado por erupciones efusivas que alternan a la naturaleza de una manera explosiva.

En esta tierra negra se alzan viñedos, terrazas, bosques, muros de piedra seca y antiguas casonas. Etna es la fuerza de la naturaleza en su estado más puro y primordial, pero el cultivo de la vid aquí se remonta al siglo XVII, cuando se construyeron los primeros ‘palmenti’ para el prensado de uvas. En 1968 nació el DOC Etna: su objetivo es regular la calidad de los vinos producidos y liderar una transformación virtuosa de esta región vinícola única.

 

Casi 200 muros de piedra seca, más de 100 terrazas, 7 hectáreas de castaños y 355 olivos se entrelazan en los distritos de Pianodario, Sciaranuova, Rampante y Grasà. Las historias de Tasca y Etna se encontraron aquí y así nació el proyecto Tascante. A partir de la añada 2016, los vinos Tenuta Tascante llevan con orgullo la marca DOC Etna y se elaboran en la bodega del viñedo en Contrada Rampante, en Passopisciaro.

En Tascante, las cepas autóctonas de Nerello Mascalese, Carricante y Nerello Cappuccio conviven en el lado norte de la montaña, entre Castiglione di Sicilia y Randazzo. Las características del suelo garantizan un espacio de maduración de la uva lento y muy largo.

 

Para centrarse en sus objetivos y definir el estilo de los vinos que querían obtener, les llevó años de investigación e innumerables ensayos enológicos de las variedades autóctonas. Hoy, en Passopisciaro, vinifican distrito por distrito y cada vino de Tasca tiene una personalidad definida, inolvidable.

En el Etna, cada distrito tiene características específicas: elevación, composición del suelo, exposición, tipo y morfología de las franjas de lava dibujan cuatro escenas diferentes entre sí. Degustando el fruto de estas diferentes tierras, tome un viaje por los sentidos con los vinos de Tenuta Tascante.

 

Aquí, entre lava y viñedos, disfruté de un excelente tinto de la Contrada Sciaranuova, del año 2016. De la uva intrigante Nerello Mascalese, este vino proviene de un territorio que se caracteriza por formaciones volcánicas que tienen entre 40,000 y 4,000 años de antigüedad.

También degusté otro tinto, Ghiaia Nera del 2016. La mezcla perfecta entre la uva Nerello Mascalese y el suelo volcánico del Etna, este vino proviene de terrazas rodeadas de bosques de castaños y robles, una zona rica en biodiversidad. Taninos suaves, con frescura y potabilidad, su crianza fue en grandes barricas de roble no invasivo a las que se adapta bien la variedad Nerello Mascalese.

 

Probé un joven vino blanco de Tenuta Tascante llamado Buonora, del 2019. Históricamente uno de los viñedos utilizados por su acidez y productividad, la variedad Carricante es probablemente una de las variedades multifacéticas más interesantes. Notas minerales y azufradas, toques de hidrocarburos con la crianza son la expresión de los elementos verticales de los vinos del Volcán. Un vino que refleja la naturaleza del territorio del que proviene, el seductor Volcán Etna.

 

Una experiencia sensorial y un viaje en el tiempo, dejarme llevar por la excelencia de los vinos de Tenuta Tascante fue simplemente maravilloso.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *