Desde Monastero Santa Rosa con Amor

El sonar de la antigua campana del monasterio anuncia mi llegada a esta portal al pasado. Cruzo el umbral e instantáneamente me encuentro sumergida en la historia de este fascinante y único hotel: Monastero Santa Rosa.

Al pasear por su abovedados pasillos e impactantes jardines, que parecerían volar entre los riscos de la Costa Amalfitana, puedo ver en mi mente las monjas envueltas en la tradicional vestimenta de lana blanca y gorra negra, ocupadas horneando deliciosos pasteles rellenos de crema en la cocina de un monasterio del siglo XVII; su sfogliatelle, una masa rellena en forma de concha, es conocida como “Santa Rosa” y de ahí nació el nombre de este icónico hotel.

 

Llego a mi preciosa suite, el antiguo comedor de las monjas, donde cada detalle ha sido ingeniosamente renovado y adaptado a un mundo de lujo y sofisticación con alma y sabor autentico, imposible de imitar. Originalmente un monasterio del siglo XVII, Monastero Santa Rosa ha sido restaurado afectuosamente y respetuosamente en un exclusivo hotel boutique y un extraordinario spa de lujo en honor a su patrimonio histórico.

Su base rocosa evoca la túnica de un rey y sus generosos jardines nos transportan a una realidad alterna de lujo de antaño. Idealmente ubicado entre Positano y Amalfi, una costa que cuenta con algunas de las vistas más hermosas del mundo, Monastero Santa Rosa Hotel & Spa establece un nuevo estándar para panoramas impresionantes que me seduce con su encanto celestial. La alberca infinity parecería extenderse hasta el lejano horizonte, sobrevolando cuevas, formaciones rocosas, típicas ciudades italianas como Conca dei Marini y el profundo azul del mar a los pies de las montañas Lattari de la costa de Amalfi.

 

Majestuoso en el borde de un acantilado, el Monastero Santa Rosa logró el equilibrio perfecto de aislamiento sin soledad. Exclusivo, privado íntimo, pero a la vez un ideal portal para explorar la hermosa ciudad de Amalfi y sus alrededores, el hotel luce como una obra de arte maestra, irresistiblemente singular.

El antiguo convento se convirtió en hotel cuando el Sr. Marcucci, quien reconoció el valor histórico de la propiedad, lo transformó en 1924. Pero fue en el año 2000 que Bianca Sharma, la actual propietaria del Monastero Santa Rosa Hotel & Spa, conoció y se enamoró de la propiedad, reviviéndola una vez más a su gloria pasada, conservado detalles arquitectónicos y mezclándolos con un diseño lujoso y un ambiente inolvidable.

 

La atmósfera original del monasterio permanece siempre presente en su diseño actual y en sus lujosas habitaciones se siente aún un aura de antigüedad, de su rica historia y memorable pasado. Monastero Santa Rosa Hotel nos hace partícipes en su majestuosidad y fascinante herencia. Seducida por su magia única, aquí paso las horas en relajante contemplación, dejando que mis sentidos me transporten a experiencias atemporales, viajando en el tiempo y el espacio, perdidamente enamorada de la magia que me rodea.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *