Bajo la Sombra del Matterhorn

La icónica montaña Matterhorn se asoma entre las nubes, imponente y sublime. Bajo su sombra y entre hermosos valles se encuentra la pintoresca e historia ciudad de Zermatt, donde paso horas caminando entre antiguas casas de madera, cascadas, montañas y cañones. Un destino de ski increíble, Zermatt es mágico en el verano, cuando sus largas góndolas, trenes y lifts nos llevan desde el verde brillante de la vegetación del valle hasta las cimas nevadas de los imponentes picos que lo rodean.

© Gornergrat Bahn

Aquí, en el corazón de los Alpes Valais de Suiza, tuve el gran placer de hospedarme en una autentica joya: el hotel National Zermatt. Desde la terraza de mi hermosa suite de dos pisos – donde la decoración y el ambiente acogedor son típicos suizos – gozaba de una vista única al Matterhorn, el valle y la hermosa ciudad.

 

El hotel National ha estado en Sunnegga desde 1985, acogido por el paisaje montañoso de Valais. Fue fundado por Johann Julen y hoy en día sigue siendo un hotel de gestión familiar; ha sido asumido por Sebastian Metry Julen, nieto del fundador, quien también es el gerente del Chalet Hotel Schönegg. Junto con Line Février, nativo de Berna, dirige este hotel tradicional con gran encanto y pasión.

 

El Chef Ejecutivo del hotel proviene de Novara, cerca de Milán. Las influencias italianas en el National son evidentes y en su restaurante disfruté de platos suizos y mediterráneos tradicionales, innovadores, sencillos y, sin embargo, de ninguna manera poco sofisticados. Una cena de tres tiempos me sumergió en la cultura local y transportó  a través de los sentidos a diferentes rincones del hermoso país de Suiza.

Con gran énfasis en el servicio y con un carisma y estilo único, el National Zermatt nos hace sentir en casa. Desde aquí exploré la magia de Zermatt, una ciudad completamente peatonal, rica en historia y en belleza natural. Yace a los pies de las montañas más altas de toda la cordillera alpina, rodeado por el Matterhorn, el Weisshorn y el Monte Rosa.

 

El Gornergrat a 3,089 metros de altura, es uno de esos lugares que todo el mundo debería visitar al menos una vez en la vida. El panorama de la montaña y la gloriosa vista del Matterhorn son inolvidables desde las alturas. A su cima llegué con el tren de cremallera al aire libre más alto de Europa, que nos lleva directamente desde la estación de Zermatt hasta la plataforma de observación del Gornergrat, los 365 días del año. El viaje dura 33 minutos y lleva a cabo una empinada subida de 1,469 metros: el tren conduce a lo largo de 9.4 kilómetros a través de espectaculares puentes, de galerías y túneles, de bosques de alerces y pinos, pasando por barrancos rocosos y lagos de montaña.

 

Al llegar a la cima nos encontramos con uno de los panoramas mas impactantes del mundo. Las vistas abarcan el macizo del Monte Rosa con el pico más alto de Suiza, el segundo glaciar más grande de los Alpes, el glaciar Gorner, y un total de 29 montañas por encima de los 4,000 metros de altura, incluyendo, por supuesto, al Matterhorn en todo su esplendor.

© Gornergrat Bahn

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *