Desde el Glacier Express con Amor

Con una rica copa de vino suizo en la mano y la mirada en el drástico y cambiante paisaje a través de la ventana, me dejo apapachar por el lujo y la comodidad de la Excellence Class del icónico Glacier Express: un portal a los Aples Suizos y a las mágicos destinos entre ellos.

Conocido como el tren rápido mas lento del mundo, el Glacier Express me llevó entre montañas, pinos, acantilados, cascadas, a través de 291 puentes y 91 túneles, comenzando en el elegante destino de St. Moritz y terminando en la pintoresca ciudad de Zermatt.

 

En el camino pasé por el mundialmente famoso Landwasser Viaduct de 65 metros de altura, uno de los pasajes mas hermosos de la línea Albula, considerada como Patrimonio de la Humanidad por UNESCO. Este alto y bello viaducto tuvo su primera y única renovación en el 2009, 107 años después de su creación.

 

También viajé a través de la dramática belleza del Rhine Gorge. Lo que comenzó como el deslizamiento de tierra llamado Flims ahora se ha convertido en un telón de fondo natural único: hace 10,000 años, 10 mil millones de metros cúbicos de roca tronaron en el valle. Desde entonces, el río Rin ha abierto un camino a través de las rocas entre Ilanz y Reichenau. El resultado es el barranco Rhine Gorge, que se conoce como el Gran Cañón Suizo.

Cómoda, elegante y memorable, la Excellence Class me apapachó con increíble gastronomía, servicio y un hermoso Glacier Bar, donde una enorme brújula dorada decora el techo. El viaje en tren por los Alpes suizos nunca ha sido tan lujoso: en la clase Excellence, con un asiento junto a la ventana garantizado y una magnífica vista panorámica mientras viajamos, viví momentos inolvidables.

 

Aquí gocé un refinado menú regional de cuatro platillos con deliciosos vinos suizos. Comenzó esta experiencia culinaria con un mini-tart y quesos suizos, acompañado por champagne Laurent Perrier la Cuvée Brut, seguido por una deliciosa sopa de chícharo, menta y flores alpinas, maridado con un delicado Sherpa Blanc 2017.

 

Continuó el menú con un magistral plato principal: un solomillo de ternera con aceite de trufa y champiñones de primavera. Para acompañar este mangar tomamos una copa de Lux Vina ‘W’, Assemblage Rouge 2014, de los viñedos de la región de Valais en Suiza justo al momento de el Glacier Express se adentró en esta zona.

Concluyó la comida con broche de oro; un pastel de chocolate caliente con salsa de vainilla y almendras rostizadas, auténticamente suizo y absolutamente delicioso. Brindamos por este bello momento con una copa de Lux Vina Grains Nobles Surmaturés 2016, dulce y aterciopelado.

 

Con mi concierge a bordo, quien me contaba anécdotas emocionantes e información sobre la naturaleza, la cultura y las personas a lo largo del viaje, descubrí historias detrás del paisaje natural y las obras de arte arquitectónicas y de ingeniería que se deslizaban del otro lado de mi enorme ventana.

 

Este mágico viaje en tren lo tomé con mi Swiss Travel Pass, un portal a disfrutar de las maravillas de Suiza, que incluye viajes ilimitados en tren, autobús y barco, viajes ilimitados en trenes panorámicos Premium, uso ilimitado del transporte público en más de 90 pueblos y ciudades, entrada gratuita a más de 500 museos y varias excursiones de montaña.

 

Sin duda, la mejor manera de conocer el encantador país de Suiza es por tren – disfrutando de lujo, confort, excelente gastronomía y vistas sin igual.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *