Siguiendo los Pasos de Cézanne: Villa Gallici

Caminando entre los jardines de Villa Gallici, admirando las esculturas y obras de arte que decoran cada rincón de este maravilloso Baglioni Hotel, me dejo llevar por ese singular ambiente que tiene Aix-en-Provence. Una elegante ciudad donde el tiempo fluye con delicadez y cada momento está repleto de calidez y placer, este es un destino rico en historia, cultura y el arte del buen vivir francés.

Despierto en la mañana en mi impactante Suite Picasso, donde disfruto un aromático café en la terraza, con los pies en mi alberca privada –el murmullo de la casada como música de fondo– y con la mente en las pequeñas nubes blancas que se deslizan suavemente en el eterno cielo azul de Aix-en-Provence.

 

Decorada con una extravagante perfección en el estilo de “fantasía de gabinete provincial”, mi suite está amueblada con obras de arte históricas y con un estilo autentico provenzal. Con una fragancia de lavanda en el aire y rodeada de belleza, me percato que estoy en un paraíso de belleza clásica, con alma única.

 

La cálida sonrisa del director general Laurent Mounet me da la bienvenida a la encantadora terraza de Villa Gallici, donde gozo de un delicioso desayuno bajo las frondosas copas e antiguos árboles. Sintiéndome como nobleza francesa, me preparo para un día de relajación, de cultura y de hedonismo.

Villa Gallici se encuentra entre los coloridos edificios y animadas plazas de Aix-en-Provence. Una mansión provenzal del siglo XVIII, majestuosa y de elegancia clásica, este lujoso hotel Baglioni es miembro de Relais & Châteaux, una mágica colección de joyas hoteleras que nos empapan en historia y sumergen en cultura alrededor del mundo.

 

Baglioni Hotels fue fundada en 1974 cuando Roberto Polito construyó su primer establecimiento en Punta Ala, en la Toscana, el Baglioni Resort Cala del Porto, trabajando con su esposa Lisa para desarrollar un concepto único de hospitalidad en términos de experiencia de vida: Un viaje inolvidable en estilo italiano, hecho de arte, moda, tradiciones, sabores, colores y detalles extraordinarios.

 

La montaña de piedra caliza blanca Sainte-Victoire que domina la ciudad de Aix-en-Provence fue tema frecuente de las obras de arte del pintor postimpresionista Paul Cézanne. Un pintoresco sendero une su hogar de la infancia, Jas de Bouffan, y su antiguo estudio, Atelier Cézanne, sumergiéndonos en el mundo de su arte. Una ciudad repleta de cultura e historia, Aix-en-Provence en Francia tiene un encanto sublime.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *