La Joya de Alsacia: Domaines Schlumberger

En la bella región de Alsacia, en el este de Francia, me encuentro con un mundo de vino y magia.

Cuando los antepasados ??de la familia Schlumberger se establecieron en Guebwiller en el siglo XVI, los príncipes abades de la abadía de Murbach controlaban en gran parte el viñedo. La Revolución Francesa, a finales del siglo XVIII, supuso el fin de su influencia y permitió la redistribución de la tierra.

 

En 1810, Nicolas Schlumberger instaló su fábrica de maquinaria textil en Guebwiller. Para marcar su apego a la tierra, también compró unas 20 hectáreas de viñedo. Al hacerlo, sentó las bases de una rara conjunción de búsqueda humana de la perfección y la tierra: Así nació “Domaines Schlumberger”.

Tres generaciones más tarde, Ernest Schlumberger asumió el control de la propiedad. Profundamente afectado por la filoxera que lo azotó a principios del siglo XX, el viñedo de Guebwiller había sido abandonado por la mayoría de los viticultores. Con astucia, Ernest Schumberger se dio cuenta de la oportunidad que tenía delante. Compró todas las parcelas de tierra que pudo y replantó vides. Luego dispuso todo el viñedo en terrazas e introdujo la plantación de vid horizontal.

 

Eric Beydon-Schlumberger llegó a Guebwiller en 1971 y se involucró plenamente en la empresa. A él le debemos la replantación del viñedo envejecido y la reputación internacional de Domaines Schlumberger.

 

Situado en las vertiginosas alturas de las colinas de Guebwiller, en el sur de Alsacia, con pendientes que alcanzan los 50 ° y una altitud que va de los 250 a los 390 metros, este viñedo de montaña es sin duda uno de los más impresionantes de Alsacia.

Guebwiller es el único lugar en Alsacia que produce 4 Grands Crus. La mitad del viñedo, es decir 70 hectáreas, está formado por estos terruños únicos. Los vinos de sus Grands Crus retratan, año tras año, el antiguo recuerdo de las piedras de esta bella tierra: la piedra arenisca de los Vosgos, en el borde de la montaña, produce matices sutiles, por lo cual parcelas ubicadas a pocos metros unas de otras pueden producir vinos muy diferentes.

 

Me dejé llevar por la exquisitez delicada de su Pinot Blanc, de los aromáticos matices de su Pinot Gris, de las dulces notas de su increíble Gewurztraminer y de su internacionalmente aclamado y perfectamente logrado Riesling Grand Cru 2015. Dese 1810, Domaines Schlumberger se ha dedicado a crear vinos inolvidables e icónicos de esta bella región de Francia.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *