Desde Banyan Tree Mayakoba con Amor

El alegre canto de una ave rompe el profundo silencio del manglar, haciendo levantar mi mirada hacia las copas de los árboles, donde los vibrantes colores de flores contrastan con el penetrante azul del cielo. Respiro profundo y dejo que mis sentidos se apoderen de mí; una suave brisa juega con mi cabello, en el aire hay un delicado aroma a mar y cada instante trae consigo una ola de paz, de relajación, de conexión entre la mente y el cuerpo, de armonía perfecta…

Sumergirse por completo en este eco resort y su naturaleza virgen, rodeada por una arcada de especies indígenas de peces y aves en un ecosistema cuidadosamente mantenido, complementado con la calidez y el encanto familiar de la Riviera Maya, es una experiencia mágica. Enormes villas y espacios hacen de este el perfecto destino para mantener la sana distancia – aquí es un hecho.

 

Cada una de las villas de Banyan Tree Mayakoba está inmersa en un paraíso privado. Por dentro, suaves y largas cortinas visten, junto a los detalles de madera y colores neutros, a los muros de la habitación. Rodeando a la villa está la alberca privada, desde la cual podemos observar la belleza natural que nos rodea y las coloridas aves que se ocultan entre las copas de los árboles.

Al despertar en la mañana abro los altos ventanales de mi habitación y salto directamente a la alberca, nadando hacia la densa vegetación del manglar. Después tomo mi bicicleta y me aventuro por los caminos del hotel, cruzando sus pintorescos puentes de madera. Así comienzo un día de placer y hedonismo en el paraíso, el resto… es magia.

 

Un edén culinario, Banyan Tree atrae a los paladares más sofisticados a dejarse llevar por la excelencia gastronómica de sus diferentes restaurantes. El talentoso chef Alfonso de la Dehesa y el maravilloso Gerente de Alimentos y Bebidas Antonio Meden han creado experiencias únicas para los amantes del buen vivir y buen comer.

En Saffron disfruté de exquisita cocina tailandesa preparada por chefs procedentes de la isla de Phuket, que hacen uso de las técnicas culinarias más modernas, logrando platillos con una complejidad de sabores y aromas que nos transportan a través de los sentidos. Con decks sobre el agua, este increíble paraíso culinario sobrevuela los manglares y la laguna; sus elegantes antorchas creandouna atmosfera romántica e íntima y la luna reflejándose en el agua, mística y seductora.

 

El restaurante Cello me deleitó con sus sabores auténticos italianos y ambiente inigualable. Lo más exquisito de la comida del norte de Italia nos envuelve en mundo de placer mientras que el reconocido servicio del lujoso hotel nos apapacha con ese calor y dulzura emblemática de la Riviera Maya.

 

Íntimo y seductor, Banyan Tree Mayakoba alberga espacios de fantasía donde se une el exotismo del oriente y el renombrado servicio maya. Con los pies en la blanca arena del Caribe y la mente en las nubes, aquí no queda otra opción que dejarnos llevar por nuestros sentidos.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *