Desde Chablé Maroma con Amor

Despierto, abro la puerta de mi villa y suavemente desciendo los escalones de mi alberca privada, dejando escapar un suspiro. Frente a mi se extiende la frondosa naturaleza de la Riviera Maya y me percato que en esta lujosa privacidad, rodeada de belleza y bajo el sol del Caribe, este momento es completamente mío, irrepetible.

Me encuentro en una de las playas más bellas del mundo, donde pequeñas palmeras se alzan sobre fina arena blanca que se extiende hasta las suaves olas color turquesa del Caribe Mexicano. Chablé Maroma me sumerge en este paradisiaco destino, haciéndome  partícipe en su singular magia y ambiente único.

 

Chablé Maroma honra la herencia cultural maya y celebra el estilo de vida de esta civilización, en contacto íntimo con la naturaleza. Sus villas son un refugio evocador diseñado con colores mayas y materiales regionales: piedra xucun, mármol y piedra de cantera de galarza. La madera en los pisos y techos hacen de cada villa un refugio natural donde no falta nada. Las paredes que se abren completamente y se integran con la jungla alrededor completan una experiencia de lujo.

El genio arquitectónico detrás de este gran resort es Javier Fernández: sus casitas están construidas con materiales de la región, como cantera galarza, un tipo de piedra que la nobleza maya usaba en sus construcciones. Como complemento, el diseño interior, decoración artesanal y mobiliario estuvieron a cargo de la diseñadora de interiores Paulina Morán, creando espacios auténticos y lujosos que evocan sentimientos de paz, relajación y bienestar.

Chablé Hotels, marca nacida e inspirada en México, define su filosofía en la redefinición del bienestar. “Redifining Wellness” basada en la generación de emociones y experiencias que enriquezcan la vida de los huéspedes y visitantes. En sólo tres años Chablé Hotels se ha convertido en una colección de hoteles boutique atendiendo al segmento de ultra lujo, siendo uno de los grupos con más reconocimiento y respeto a nivel mundial redefiniendo la hotelería desde los destinos donde se establecen.

 

Un paraíso terrenal, Chablé logra en Maroma sumergirnos en un bienestar absoluto. Apoderándose de nuestros sentidos y relajando nuestras mentes, este santuario nos desconecta de la realidad y nos hace partícipes en el seductor juego de la naturaleza con el lujo.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *