Memorias Permanentes: La Magia de Belmond Maroma

El caer la noche la fina arena blanca pierde su calor, abrazando mis pies descalzos y despertando mis sentidos. Levanto la mirada de la brillante espuma blanca de las olas y mis ojos se pierden en la infinidad de las estrellas que iluminan la mágica noche. La mañana siguiente trae consigo un sin fin de maravillas – con el olor a café mexicano recién hecho veo desde la terraza de mi suite el mágico juego de colores tan icónico del Caribe Mexicano, una infinidad de tonos azules se extiende hasta el horizonte y suspiro.

El escenario de experiencias inolvidables, donde memorias permanentes son creadas, vividas y amadas, el lujoso Belmond Maroma es una de las joyas del fascinante destino que es la Riviera Maya. La historia convive con la impactante belleza natural que nos rodea y la cultura mexicana está presente en cada momento, sumergiéndonos en su caluroso ambiente y reconocido servicio.

 

El hotel nació como la casa de un arquitecto que la cadena internacional Belmond convirtió hace mas de diez años en un resort que renueva su compromiso de “hospitalidad hecha a mano”. Este es un oasis inmerso en una plantación de cocos de 200 acres, con una playa privilegiada que ha sido constantemente reconocida como una de las más bellas del mundo.

 

Arte original, cobertores y alfombras tejidas a mano, persianas de bambú y enormes tinas hechas a mano y adornadas con azulejos mexicanos hacen de sus villas y habitaciones remansos de paz auténticamente mexicanos y fascinantemente bellos. Por la tarde tomamos nuestra bicicleta de llanta gruesa para la arena y nos vamos a descubrir la belleza de este destino.

Desde la alberca privada de las villas vemos el suave mecer de las ramas de las palmeras en la brisa del mar, el brillante verde de sus hojas contrastando con el profundo cielo azul.

 

La excelencia de Belmond Maroma Resort & Spa se refleja en su servicio, que es inigualable. Cada detalle ha sido considerado y cada instante planeado – las sonrisas y la eficiencia del personal marcan la pauta para los hoteles de alta gama y hacen de cada experiencia una vivencia imposible de olvidar.

 

Los colores verdes, azules y turquesa del mar se mezclan en las tranquilas aguas del Caribe, creando una obra de arte en constante movimiento y cambio. Respiro el aire salado y me dejo llevar por la magia del momento. Así es Belmond Maroma.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *