Desde Las Brisas con Amor

La suave danza de las ramas de las palmeras en la calurosa brisa del mar marca el ritmo de este momento único, completamente mío, en el que el tiempo parece detenerse, dejar escapar un suspiro, y proseguir en su incansable camino. Me encuentro en la cima del mundo, con las montañas, playas y edificios de la Bahía de Acapulco a mis pies, tornándose rojizos en el atardecer.

En la suite ‘la encantada’ de las brisas me siento como dentro de un cuento de hadas, donde cada instante es un apapacho, perfecto y seductor, que me sumerge en mundos de relajación y paz. Con su concepto exclusivo de elegancia, servicio y privacidad, Las Brisas es una de las joyas de este encantador destino.

 

Constantemente reconocido como uno de los lugares más románticos del mundo, Las Brisas nos sumerge en un mundo de lujo y seducción único – sus bungalows con piscinas privadas elevándose en la montaña a la orilla de mar son íntimos y de belleza clásica, recordándonos a las pintorescas calles y casas de Grecia. Las impactantes vistas a la Bahía de Acapulco y al mar que tiene todo el hotel son incomparables.

Mi experiencia de Las Brisas comenzó con una margarita rosada en el lobby, para luego ser transportada a mi lujosa suite en uno de sus característicos jeeps blanco-rosa, donde desde la espaciosa terraza disfruto de la vista mientras deleita mi paladar con el desayuno que se entrega cada mañana por una pequeña puerta secreta.

 

Los espectaculares jardines de Tulipan y el restaurante gourmet, Bellavista, ofrecen experiencias únicas. Aquí también nos podemos deleitar con un masaje relajante en el spa del Hotel Las Brisas Acapulco, jugar un partido de tenis o disfrutar de los deliciosos mariscos en el club de playa La Concha, único en México con piscinas de agua salada alimentas por las mareas del océano.

 

Un mundo de placer y un espacio singular, Las Brisas nos hace viajar en el tiempo a la época dorada de Acapulco, sumergiéndonos en esa magia única que tanto nos seduje de este fascinante destino.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *