Montreal desde el Histórico Ritz-Carlton

Las hojas de los árboles se tornaron diferentes tonos de rojo, naranja y amarillo durante mi estancia en Montreal, enmarcando los históricos edificios, los rascacielos y las imponentes avenidas de esta fascinante ciudad. Idílica en el otoño, Montreal es una de las joyas de Canadá; una ciudad alegre, llena de vida y donde podemos vivir momentos de placer y lujo absoluto.

Cuando se inauguró en 1912, The Ritz-Carlton, Montreal estableció el estándar de lujo en Canadá. Este espectacular hotel ofrece una sorprendente combinación de toques modernos con elementos históricos.

 

Con más de 100 años de historia, la conocida ‘Grande Dame de Sherbrooke Street’ no ha perdido nada del estilo que la convirtió en la guarida favorita de grandes personajes como Winston Churchill, Richard Nixon y los Rolling Stones. Un mundo de placer y un portal a las maravillas de Montreal, Ritz-Carlton siempre ha sido y siempre será un ícono de la alta hotelería en este fascinante destino y en todo el mundo.

 

El primer hotel en América del Norte en llevar el nombre Ritz-Carlton, este sofisticado santuario de lujo en una de las direcciones más codiciadas de Montreal tiene un sabor único, mágico, que va más allá de su majestuosa fachada y decoración clásica de grandes chimeneas de mármol, techos abovedados y candelabros del Viejo Mundo – cada instante aquí es una experiencia sensorial.

Un retiro de inspiración europea, el hotel ofrece cocina francesa preparada con productos locales en Maison Boulud, ‘afternoon tea’ servido en el hermoso Palm Court, un spa con tratamientos avanzados y una piscina cubierta de agua salada con vista al horizonte.

 

Montreal se encuentra en una isla en el río San Lorenzo de Canadá y lleva el nombre del bello Monte Real a cuyos pies se alza esta ciudad. Sus barrios, muchos de los cuales alguna vez fueron ciudades independientes, incluyen vecindarios que van desde el antiguo adoquín colonial francés Vieux-Montréal, con la Basílica de Notre-Dame de estilo gótico en el centro de la ciudad, hasta una meseta bohemia y un abanico de estilos arquitectónicos, exquisitos restaurantes y lujosos hoteles. Una de las joyas mas espectaculares de su oferta hotelera es el legendario Ritz-Carlton Montreal, un portal a sus maravillas, su pasado y a mundo de placer infinito.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *