Bebiendo Historia: Casa Madero

La sabiduría se puede beber y la bodega más antigua de América lo sabe desde hace siglos. Casa Madero es indudablemente referencia global: un espacio mágico que combina tradición y visión, por un futuro que pareciera resumir en sorbos de fortaleza vinícola la historia de América y su gente.

Al pie de la Sierra Madre Oriental, en la región sur central del estado de Coahuila, se encuentran el Valle de Parras, región que alberga los viñedos y bodega de Casa Madero. Fundada por Don Lorenzo García el 19 de Agosto de 1597, obtuvo una Merced autorizada por el Rey Felipe II de España con el expreso propósito de plantar viñas para producir vinos y brandy, dando así formal nacimiento a la Hacienda de San Lorenzo.

 

Finalmente en 1893, después de haber pasado por numerosos propietarios, Don Evaristo Madero, patriarca de la familia Madera y abuelo del presidente Francisco I. Madero, adquiere la Hacienda de San Lorenzo. Moderniza las instalaciones, compra Alambiques Charentaises y forma en Europa a sus hijos y nietas en el cultivo de la elaboración de vino y brandy. A partir de ese año nace lo que conocemos hoy como Casa Madero.

 

En 1986 la Organización Internacional de la Viña y el Vino otorga la primera denominación de origen en México al Valle de Parras, preámbulo para la celebración de los primeros 400 años de Casa Madero en 1997.

Actualmente Casa Madero se mantiene como una empresa familiar a cargo de la quinta generación de la familia Madero, quienes trabajan constantemente para estar a la vanguardia en técnicas de viñedo y procesos de vinificación, con el objetivo de elaborar vinos mexicanos de gran calidad, logrando con ello ser una de las marcas líderes, así como la bodega mexicana con el mayor número de reconocimientos internacionales en el mercado vinícola.

 

Después de una buena cosecha, la Bodega el lugar donde los expertos enólogos de Casa Madero crean la magia de sus vinos es en la bodega. Al ser el vino un producto natural, es necesario tener una atmósfera adecuada y sus bodegas brindan una temperatura, humedad e iluminación totalmente controladas para así proteger los vinos de los factores externos como lo son la fluctuación de la temperatura o de la luz. Los vinos reposan y se desarrollan en barricas de roble americano, francés y de Europa del Este.

 

Entre sabores que inundan el paladar de sensaciones y recuerdos, los vinos de Casa Madero exaltan su sabor adquirido por las uvas con el romanticismo nostálgico que envuelve el casco de su histórica hacienda.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *