Seductor Elixir: Almaviva

El concepto Château se introdujo en el siglo XIX en Francia como una forma de honrar el dominio creativo de los viticultores de Burdeos. Almaviva fue el primer vino creado en Chile bajo este concepto de Château francés, teniendo en cuenta un terroir excepcional, una bodega única y un equipo técnico, tres de los cuales están dedicados exclusivamente a la producción de un vino de calidad y excelencia inigualables.

En 1997, la baronesa Philippine de Rothschild, presidente de la Junta Asesora del barón Philippe de Rothschild SA, y Eduardo Guilisasti Tagle, presidente de Viña Concha y Toro SA, sellaron un acuerdo de asociación con el objetivo de crear este vino franco-chileno excepcional. Producida bajo la supervisión técnica conjunta de ambos socios, la primera cosecha alcanzó un éxito internacional inmediato desde su lanzamiento en 1998.

 

Beber es un arte, es un caricia a los sentidos que nos transporta a un mundo de seducciones hedonistas. La magia divina que se aloja en cada botella de Almaviva empezó con un trabajo meramente mortal, lo que les agrega un toque aún más especial.

El nombre Almaviva, aunque tiene una sonoridad hispánica, pertenece a la literatura francesa clásica: el Conde Almaviva es el héroe de Las Bodas de Fígaro, la famosa obra de Beaumarchais (1732-1799), que luego se convirtió en una ópera del genio de Mozart.

 

La etiqueta, mientras tanto, rinde homenaje a la historia ancestral de Chile, con tres reproducciones de un diseño estilizado, que simboliza la visión de la tierra y el cosmos en la civilización mapuche. El diseño aparece en el kultrun, un tambor ritual usado por los mapuche y lleva el nombre de Almaviva en la propia letra de Beaumarchais; dos grandes tradiciones se unen para ofrecer al mundo entero una promesa de placer y excelencia.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *