Careyes Celebra su 50 Aniversario

El exclusivo destino, que se extiende 12 kilómetros de la orilla del Pacífico y comprende cerca de 5,000 hectáreas de selva, manglares, montañas y playas en la costa de Jalisco, fue la gran visión del italiano Gian Franco Brignone.

Gian Franco nació en 1926 formando parte de la familia Brignone, que ganó su fama cuando su abuelo, el General Filippo Brignone luchó junto con Vittorio Emmanuele de Savoia por la unión e independencia de Italia. Siguiendo los pasos de su padre, Gian Franco compró un banco en liquidación en París a sus 22 años y logró reconstruirlo con ayuda de amigos franceses. El éxito del banco permitió a Gian Franco expandirse a la industria de la vivienda de lujo, comprando, remodelando y vendiendo propiedades, involucrándose también en la industria turística.

 

El 2 de Julio de 1968, Gian Franco voló sobre Careyes e inmediatamente quedó enamorado con la belleza de sus costas. Una vez que compró el pedazo de tierra, regresó a Careyes con su padre Carlo, su hermano Marco y el arquitecto Alberto Mazzoni, comenzando así la historia y la construcción de este emblemático lugar.

 

Los primeros inversionistas de Careyes fueron el Conde Gregorio Rossi di Montelera con sus hermanos Teofilo y Vittorio, dueños de la marca de vermut Martini & Rossi; Pablo Gerber, un empresario de Guadalajara; Baron Alexis de Gunzburg, nieto del fundador de Shell en Francia y dueño de acciones de Perrier y la Torre Eiffel; y Marcel Bich, el fundador y creador de las plumas Bic.

El desarrollo de Careyes fue también un negocio familiar con la cooperación de los cuatro hijos de Gian Franco. Giorgio, el hijo mayor, trabajó de la mano de su padre en Careyes durante 40 años y creo el Club de Polo a finales de los años ochentas. Emanuela, su hija mayor y reconocida arquitecta en Italia, trabajó en la pintura y decoración del hotel Plaza Careyes y diseñó la Plaza de los Caballeros del Sol. Filippo, su hijo menor, fue durante siete años el Director General del desarrollo de Careyes y dirigió la primera fase de la construcción de las Casitas de las Flores. En el 2012, cuando regresó a México, creo la Fundación Careyes y Sofía, su hija menor, trabajó como la arquitecta de algunas propiedades.

 

La amistad de Gian Franco con Edmond de Rothschild fue muy beneficiosa para Careyes, ya que el barón de Rothschild controlaba el 44% de las acciones del Club Méditerranée y era capaz de asegurar a Careyes como un sitio del Club Med. En esos tiempos, Gian Franco apenas había asegurado la propiedad de Careyes con un decreto de no expropiación que protegía un área de 265 hectáreas, incluyendo Playa Blanca, Playa Rosa, Playa Careyitos y los futuros desarrollos en Rincón de Careyes y Península de las Estrellas. Con la venta de esta tierra a Club Med, Gian Franco pudo construir un camino de acceso de cuatro kilómetros y una línea de agua de doce kilómetros. También fue capaz de comprar tres generadores de energía que la región podría usar por los siguientes catorce años. Gian Franco comenzó con la construcción del Hotel Plaza Careyes con los arquitectos Alberto Mazzoni y Diego Villaseñor.

 

Los esfuerzos combinados de los dos arquitectos llevaron al hotel a tener una personalidad única, que ha sido descrita como la mezcla perfecta entre Italia y México. Una vez que los proyectos principales, Club Med y el Hotel Plaza Careyes, estaban completados, Brignone pudo enfocarse en su verdadera pasión, construir hermosas y épicas Ocean Castle Villas modeladas como esculturas a lo largo de los acantilados de Careyes.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *