Joya Culinaria en Paris

Decía George Bernard Shaw que no hay amor más sincero que el amor a la comida. Esta pasión y dedicación por el arte culinario es la joya de la corona de las fascinantes hoteles Shangri-La al rededor del mundo.

El Shangri-La Hotel, París, con tres restaurantes, dos de los cuales tienen estrellas Michelin, un bar y cuatro eventos históricos y salas de recepción, cultiva un ambiente cálido y auténtico, y se basa en lo mejor de dos culturas: el arte asiático de la hospitalidad y el arte del buen vivir francés – deleitándonos en joyas culinarias.

 

El restaurante La Bauhinia toma su nombre de la flor icónica que adorna la bandera de Hong Kong. Parte de la familia de las orquídeas, la flor de cinco pétalos también es una referencia a la pasión del príncipe Roland Bonaparte por la botánica, ilustrada por su herbario, que incluyó más de 2.5 millones de muestras.

 

La Bauhinia es el corazón, el centro social del Shangri-La Paris, con asientos en la planta baja y un altillo en el corazón del hotel, debajo de una magnífica cúpula de cristal y acero de inspiración de la década de 1930. La decoración intrincada del restaurante cuenta con una barandilla de hierro fundido y cristal de Bréhat, alfombras a medida, muebles y detalles decorativos en tonos rojo cálido y jade, y un volante de tafetán plisado para filtrar la luz natural del techo de cristal.

Antiguos manuscritos asiáticos inspiraron las sedas pintadas y el papel pintado a medida, ofreciendo un sabor oriental al ambiente floral y poético. Una araña de tres niveles de Murano suspendida del techo de cristal agrega el toque final del refinado esplendor a la decoración de La Bauhinia.

 

Su extenso menú abarca platos clásicos occidentales y orientales, centrándose en auténticos favoritos tradicionales. Los platos asiáticos de autor incluyen el Yam Som O (ensalada de pomelo tailandés) y el Otak-Otak (filete de bacalao con curry amarillo y leche de coco); Las firmas francesas incluyen el tartar de salmón, la dorada y la ostra de roca, así como la silla asada de cordero alimentado con leche.

 

Inspirado en la tierra legendaria que aparece en la novela Lost Horizon de James Hilton publicada en 1933, el nombre Shangri-La resume la serenidad y la hospitalidad por la que la marca es reconocida en todo el mundo y lograda a la perfección entre las elegantes calles de la capital de Francia.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *