En el Seductor ‘Cuarto Rojo’ del Sacher, Viena

Delicadas notas de piano me acompañan en esta aventura por lo más autentico del arte culinario austriaco. Me encuentro en el reconocido restaurante Rote Bar, el ‘cuarto rojo’, del lujoso hotel Sacher en Viena. Contemporánea, moderna e imperial a la vez, la bella ciudad de Viena es un paraíso para los amantes de la buena vida, del arte y de la gastronomía.

El nombre de Sacher siempre ha significado exclusividad, calidad y encanto vienés. En este clásico hotel se nos presenta la opción de cenar en el jardín de invierno con vista a la impactante ópera o en el cuarto principal del Rote Bar bajo lámparas de araña de cristal con las paredes, el techo y el piso tapizados de un color rojo seductor.

 

La familia Gürtler-Winkler opera hoteles de lujo en Viena y Salzburgo, así como cafés en Viena, Salzburgo, Graz e Innsbruck, y han creado aquí un espacio insignia de la ciudad que refleja el lujo y refinamiento del corazón cultural del país.

 

Fue en 1832 cuando el príncipe von Metternich encargó al aprendiz Franz Sacher, de 16 años, que preparara un pastel para sus huéspedes más exigentes. La dulce obra maestra iba a ser hecha con chocolate, mermelada de albaricoque y crema batida. Hoy en día, el Original Sacher-Torte se erige como uno de los símbolos más conocidos de Viena y, para citar al diario alemán Süddeutsche Zeitung, “es ampliamente aceptado como una moneda de relaciones interpersonales en todo el mundo”. El hijo del inventor de este historico postre abrió años más tarde un espectacular hotel, que es ahora es uno de los más reconocidos del mundo.

En Rote Bar me dejo llevar por especialidades vienesas tradicionales, sumergida en un mundo de elegancia clásica y excelencia culinaria.  A través de las gastronomía me encuentro con la esencia más pura de cualquier destino. La cocina local representa el alma del país en el cual nos encontremos, haciéndonos partícipes en el estilo de vida de su gente.

 

Una ciudad artística, siempre a la vanguardia del teatro y la música, Viena es el destino por excelencia para vivir experiencias culturales únicas.

 

Dentro de la impactante e icónica Ópera Estatal de Viena tuve la maravillosa oportunidad de ser espectadora en la obra Obrest. El teatro de la ópera fue el primer edificio importante en la Ringstrasse de Viena, el trabajo comenzó en 1861 y se completó en 1869, siguiendo los planos elaborados por los arquitectos August Sicard von Sicardsburg y Eduard van der Nüll. Fue construido en estilo neorrenacentista por el reconocido arquitecto y contratista checo Josef Hlávka, creando un espacio de ensueño. Con la Filarmónica de Viena acompañando la dramática obra, basada en el drama de Eurípides con pensamientos del Dionysian-Dithyrambus de Friedrich Nietzsche, esta fue una noche mágica.

 

Con una copa de exquisito vino Vienés en mano, notas de piano en vivo en el aire, degustando un delicioso roulade en el icónico Rote Bar del hotel Sacher, me enamoro una vez más de este fascinante destino.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *