Conociendo Budapest con Kempinski

Conocida como ‘París del Este’, Budapest, la capital de Hungría, es una el mágico resultado de una intrigante mezcla de castillos medievales, colinas boscosas, historia viva y sofisticada elegancia. El famoso ‘Chain Bridge’ del siglo XIX conecta al distrito de Buda con el de Pest, enlazando las colinas de uno con las planicies del otro, uniendo al pasado con el presente, a la fantasía con la realidad.

Ubicado en el centro de Budapest, el lujoso Kempinski Hotel Corvinus se encuentra a pocos pasos del río Danubio y de las principales atracciones de la ciudad; el Distrito del Castillo, la parte más antigua y atmosférica de la ciudad, con calles sinuosas de arquitectura medieval y barroca, y el Museo de Historia de Budapest que rastrea la vida de la ciudad desde la época romana en adelante se encuentra tras un pintoresco viaje en funicular sobre la colina del castillo. A los pies del Hotel se alza una impactante rueda de la fortuna, desde la cual nos deleitamos en impactantes vistas de toda la ciudad.

 

En Kempinski Hotel Corvinus nos dejamos llevar por una exquisita mezcla de platillos especiales de temporada y recetas clásicas, desde los favoritos hasta nuevas delicias gourmet. Los aspectos culinarios más destacados de Budapest se sirven en sus variados restaurantes. Un viaje culinario por el Barrio Gastronómico del centro de Budapest y viceversa, sin necesidad de salir del Hotel, nos permite deleitarnos en la cocina japonesa inspirada en la fusión en Nobu, ricas y actualizadas ofertas húngaro-vienesas en ÉS Bisztró –una brasserie refinada y minimalista–, el café de especialidad y deliciosos pasteles que se sirven en ÉS Deli, pequeñas delicias en el ambiente relajado de The Living Room y cócteles exclusivos en Blue Fox The Bar y Nobu Lounge.

En este increíble hotel podemos probar una exquisitez húngara única que en los últimos años ha desaparecido de los menús locales, haciendo que una generación entera crezca sin saber qué es: el estofado de pulmón y lengua (szalontüd?). Kempinski Hotel Corvinus Budapest hizo de su misión el volver a presentar esta delicadeza al público como un plato exclusivo en su restaurante ÉS Bisztró.

 

Este estofado único, rico y sabroso, a base de pulmón, lengua y corazón, con variedades elaboradas con ternera, ternera, cerdo, cordero y pescado, y servido con albóndigas, tiene una gran historia. La cocina de influencia vienesa de la monarquía hizo de las entrañas un alimento gourmet. Los pulmones y el guiso de lengua eran una comida popular entre la clase media alta y las familias judías, pero el término “beuschel”, o pulmones de ternera, significaba “pulmones” e incluso “estetoscopio” (beuscheltelefon o, literalmente, “teléfono de pulmones” ). Si bien no es un plato exclusivamente judío, los pulmones de la más alta calidad se obtuvieron de los carniceros judíos porque el plato requería el drenaje completo de la sangre, que los carniceros o los sochets kasher podían realizar con una precisión sin igual. Los pulmones blancos resultantes, en lugar de grises, hacen que el guiso sea una delicia.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *