Desde Angsana Luang Prabang con Amor

El rítmico sonido de tambores a la distancia indican el comienzo de ‘tok bok’, la ceremonia religiosa que sucede cada día en Luang Prabang. A las cinco de la mañana se alistan locales y viajeros en las calles del centro de la ciudad para ofrecer donaciones de comida a los más de cien monjes budistas que salen a esta hora de sus templos, sus largas togas anaranjadas resaltando en la obscuridad de la mañana y sus grandes platones de madera –donde reciben las donaciones, generalmente de arroz– colgando de sus hombros. Una solemne procesión y los monjes regresan a su templo respectivo para desayunar; yo me dirijo al pequeño monte Phou Si para ver el amanecer, los delicados rayos del sol naciente iluminan lentamente los tradicionales techos de teca de los pueblos que conforman Luang Prabang. So instantes así, repletos de magia, que nos enamoran de esta pintoresca ciudad en Laos.

A unos pasos de la calle principal, donde se alza el mercado nocturno al caer la noche y donde se encuentran la mayoría de los impactantes templos budistas de la ciudad, se encuentra la antigua casa del Príncipe Souvannaphoum, quien fue el Primer Ministro de Laos. Su arquitectura tradicional y encanto antiguo hacen de este espacio, perfectamente restaurado y mantenido, un portal al pasado. Angsana Maison Souvannaphoum es un precioso hotel de solamente 24 habitaciones, exclusivo e íntimo donde se disfruta de todo el lujo y la belleza que esperaría de la casa de un antiguo residente tan prestigioso.

 

Este divino hotel colonial está situado en el corazón de la hermosa Luang Prabang en Laos, a pocos pasos se encuentran Wat Mai y Museo del Palacio Real. Sus hermosos jardines tropicales, una bella piscina y terraza con bar junto a la piscina, nos hacen sentir fuera de la ciudad, disfrutando de un retiro relajante.

 

Las exploraciones culturales en esta antigua colonia francesa comienzan en el restaurante Elephant Blanc, donde disfruté de una deliciosa cena de fusión franco-laosiana junto con la encantadora gerente general Wattana. Con su cálida sonrisa me platicó sobre la intrigante y única historia del maravilloso hotel.

Mientras tanto, los templos budistas y los monjes de la cercana plaza de Namphou se pueden descubrir fácilmente en bicicleta. Para aquellos que se sientan más aventureros, se ofrecen varias caminatas de un día, incluido un paseo por el cercano río Mekong en una lancha de madera y un viaje al monte Phousi y su jungla de montaña que lo rodea. Una experiencia que nunca podemos dejar de hacer es disfrutar de su magnífico Spa, escondido entre el follaje tropical.

 

Laos se encuentra cada vez más entre los lugares de visita obligada del sudeste asiático, y es comprensible que así sea. Su legado colonial francés ha dejado bulevares sombreados, arquitectura de la era colonial, una cultura amante del café, su intrigante pasado ha hecho de Luang Prabang un sitio UNESCO repleto de maravillas budistas y, con bellos hoteles como Angsana Maison Souvannaphoum, es además un destino de lujo y placeres hedonistas.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *