Wine & Food en Azulik

Como parte del nuestro ciclo gastronómico Earth & Sun del hotel Azulik, con el que festejan cada cambio de estación, en esta ocasión trajeron a Tulum al reconocido chef neoyorquino James Kent, quien es ganador del Bocuse d’Or y ex chef de cocina del restaurante 3 estrellas Michelin Eleven Madison Park, número uno del mundo en la lista San Pellegrino y Chef Ejecutivo de NoMad, con una estrella Michelin.

Con una experiencia que evocó sensaciones marinas y una atmósfera única, la noche inició con un coctel en la recién inaugurada galería de arte contemporáneo IK LAB y continuará en las alturas del restaurante Kin Toh , en donde se degustó un menú excepcional de cinco tiempos, acompañado de paisajes sonoros y una destacable arquitectura efímera.

 

Esta cena única giró en torno a la protección de uno de los recursos naturales más valiosos de nuestro mundo: el océano.

 

Acompañados de sabores cautivantes que rememoran momentos mágicos, en Azulik y Wine & Food se disfruta de una oleada de sensaciones placenteras que van más allá del paladar. Para los amantes de la buena comida y de los momentos irrepetibles, fue una experiencia única y una oportunidad especial para conocer más sobre los océanos.

Además, la cena es una oportunidad especial para perdernos y descubrirnos en la pacífica belleza de Azulik, un bello conjunto de villas privadas enclavadas entre un risco y la abundante selva al lado del mar en Tulum, construidas de forma artesanal con materiales de la zona.

 

Azulik está conformado por un conjunto de villas privadas fundadas y diseñadas por el artista argentino Eduardo Neira Sterkel enclavadas entre un risco y la abundante selva al lado del mar en Tulum, Quintana Roo, y construidas de forma artesanal por manos mayas con materiales de la zona.

 

La arquitectura efímera es la característica distintiva de Azulik, lugar que desde sus inicios en 2003 se ha ido transformando para convertirse en la actualidad en un santuario de reconexión con 48 villas, una casa de la medicina ancestral, un spa con tratamientos mayas, una galería de arte, una boutique, tres restaurantes y un club de playa donde la ropa es opcional. ?En el interior, los caminos elevados de madera se tuercen y giran, permitiéndole a los árboles crecer libremente, pues ellos llegaron antes que nadie. Iluminado únicamente por la luz de las velas, Azulik ofrece un ambiente natural perfecto para un retiro relajante o una escapada romántica.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *