Les Moustaches

Les Moustaches es una mansión que conserva la elegancia de su pasado, con el clasicismo que permanece intacto al paso del tiempo. Este restaurante es un rincón parisino en pleno corazón de la ciudad de México, y el genio detrás de su éxito es su propietario Luis Gálvez, cuyos abuelos habitaran en esta casona porfiriana a una cuadra del Paseo de la Reforma, y quien se ha encargado de mantener su esplendor mediante un incansable trabajo.


Cuando se conoce, es difícil definir si la magia de su éxito radica en su excelente gastronomía francesa, en sus decorados delicados, o en el ambiente donde la música de piano y violín acompañan cada bocado. Pareciera ser que cada detalle es parte del otro, y que esta reunión de cualidades son las que en conjunto le dan al restaurante su tan peculiar estilo.

El menú es amplio y excelente, con platillos tentadores que invitan a regresar una y otra vez. Con 42 años de historia, es un referente de la excelencia gastronómica francesa en nuestro país, y es punto de reunión frecuente para empresarios e importantes figuras del país. Parte importante de su excelencia es la atención que se brinda, con el personal siempre atento, impecablemente vestido y dispuesto a satisfacer los deseos de los comensales. Pero lo más destaca es la presencia diaria de Luis, quien supervisa personalmente todo el proceso de elaboración de los platillos hasta su presentación en la mesa.

El menú de eventos de cocina francesa e internacional con los que inicia este año son Bourgoña,  Bordeaux y París.


En el menú Bourgoña se sirve la clásica sopa de cebolla con crouton y costra de queso parmesano; un filete Wellington de 200 gramos en pasta hojaldrada, jamón serrano y salsa de Oporto; y como postre, mouse de chocolate flameado con helado de vainilla, además de café o té.

El menú Bordeaux abre con una de las grandes especialidades del restaurante, que es el pato, que sirven siempre tierno y jugoso en todas sus presentaciones. Los rollos de pato se saltean con echalote, apio y hierbas finas, y son seguidos por el el corte de pescado al Meuniere de limón de 200 gramos, servido con verduras al vapor y ensaldilla. Para terminar, se preparan en la mesa y para deleite de los comensales las Fresas jubileé flameadas con licor de Casis, y también incluye café o té.

El menú París abre con la fresca Ensalada César, seguida por el Pato a las cerezas negras servido en canasta de fideo chino, frutos rojos y dúo de quesos, y para terminar, el clásico créme Brulée caramelizado con azúcar mascabado.

Para acompañar los menús, el restaurante cuenta con una muy amplia carta de vinos que incluyen Casa Madero y hasta  Moët & Chandon Imperial. Entre su gran opción de licores están Campari, el jerez Tío Pepe y el whisky Glenmorangie.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *