La Joya de Osaka: St. Regis

St. Regis Osaka es la reinterpretación del lujo en su más alto nivel, conectando la identidad local con los mejores estándares de calidad. Se ubica en los Campos Elíseos de Osaka, la hermosa y exclusiva avenida Midosuji, considerada como un símbolo de la historia del desarrollo de la ciudad desde las eras Taisho y Showa. Desde aquellos días, la avenida ha sido ampliada y embellecida con cientos de árboles Gingko, tanto que ha sido designada como uno de los 100 mejores lugares verdes y culturales de Osaka.

Como el primer hotel de lujo internacional que llegó a la ciudad hace 13 años, sigue siendo el estándar de calidad del servicio y del compromiso que siguen ofreciendo lo mejor a los viajeros. La experiencia empieza desde que aterrizamos en el aeropuerto, donde la limusina nos espera para llevarnos al hotel.

 

En cuanto se entra, lo primero que distingue a St. Regis son sus amplios espacios, que contrastan con las calles concurridas, y es uno de los pocos lugares en tener un jardín zen en la azotea. Al visitar esta joya verde única en su tipo en la gran metrópoli, se tiene una impresionante vista panorámica de la ciudad, viendo el ajetreo de la vida urbana desde la tranquilidad de la distancia.

 

Su moderno diseño estuvo a cargo del estudio de arquitectura Nikken Sekkei, experto en la edificación de rascacielos en Japón. Su estilo es occidental con algunos toques de diseño típico japonés. Sus 27 pisos son un derroche de comodidad, con habitaciones en la última planta con vistas espectaculares  que nos permiten abarcar toda Osaka con la mirada, además de bar, dos restaurantes y una cafetería en la terraza del jardín.

La Veduta es un restaurante italiano con cocina abierta que se especializa en platillos del norte de Italia. Todos los días se sirve un desayuno buffet con una variedad de platos de estilo japonés y occidental, y con menús a la carta el almuerzo y la cena.

 

Su restaurante francés Rue d’Or prepara los clásicos platillos como la cebolla con soufflé de queso y cebollas Awaji dulces, y filete de ternera japonés a la parrilla con salsa Béarnaise y papas fritas. Su St. Regis Bar tiene el ambiente sofisticado donde se sirven cócteles especiales y aperitivos ligeros, como el clásico Bloody Mary llamado Shogun Mary.

 

Después de una tarde de compras, de mirar el movimiento de la calle, divertirse viendo performance y escuchando música, este lujoso y fascinante hotel nos espera para sumergirnos en un mundo de placer y lujo que son siempre los increíble St. Regis.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *