La Magia de Riedel

Los vinos son sabores y sensaciones que nos encantan y seducen, y la única manera de disfrutarlos en beberlos en las copas adecuadas. Las copas no son sólo un objeto para contener el vino, son el instrumento con el que se descubren o arruinan las cualidades de los vinos.

Riedel es la marca especializada en copas, y cada uno de sus diseños se ha hecho con base en las características de las uvas y de la bebida, por eso es que hay copa Tempranillo, copa para coñac, copa de champagne y copa tequilera, por mencionar algunas.

 

Las copas Riedel son una herramienta imprescindible para la correcta apreciación de las cualidades del vino, resultado del proceso así como de las características de las uvas con las que se elaboran. Beber vino en un vaso o en una copa incorrecta, altera la percepción del mismo, arruinando hasta al vino de mejor calidad.

 

Es que tomar vino no es dejar que sus embriagadores efectos corran por el cuerpo, en realidad, es un acto de compartir y disfrutar una bebida que a lo largo de la historia ha adquirido tintes de divinidad, es afianzar amistades o entablar nuevas.

La magia de Riedel va más allá de la transparente elegancia de su cristal, de sus diseños delicados y lisos, que permiten admirar los tonos rojos, violáceos, dorados o verdes del vino. Su particularidad radica en que sus formas específicas dirigen el vino a la correcta zona de sabor de la lengua, estimulando los receptores gustativos adecuados.

Son copas que en sus formas caprichosamente hermosas han atrapado años de estudios profundos sobre la anatomía humana, pues dependiendo de la forma se logra que la cabeza se inclinará en diferente medida, los labios se posicionarán y la lengua será bañada con el vino en zonas receptivas diferentes.

Su delicadeza permite escuchar su canto sonoro y especial, así como admirar las tonalidades del vino. pero no todo son copas, también hay hermosos decantadores para oxigenar al vino y transformar el acto de beberlo en un momento de buen gusto. Al decantar, inicia el proceso de seducción en el que el vino coquetea con sus tonos rojos y destellos morados, permite que aflore el bouquet elegante y expresión frutal, y además es importante para que no quede ningún rastro de sedimento que robe protagonismo al vino cuando se sirva en la copa.

Con más de 250 años investigando y demostrando cómo el aroma y sabor del vino se ve afectado por la forma de la copa en la que se consume, en Riedel son pioneros en sentar las bases para la producción de copas funcionales y bellas, creadas de acuerdo al principio de diseño de la Bauhaus: la función determina la forma.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *