Grandes Vinos y Cocina Oaxqueña

Vinos frescos pero con carácter, de gran presencia y en sintonía con las deliciosas expresiones de las cocinas de México es la propuesta de Viña Tulps, comercializadora mexicana con sede en Oaxaca que trae a nuestro país los vinos de diversas bodegas del mundo, destacando siempre las diferencias de cepas, terrois y estilos que determinan experiencias incomparables en las armonizaciones a la mesa.

El arraigo a la tierra y la cultura oaxaqueñas son parte significativa de la esencia de Viña Tulps. Por ello en su trabajo de difusión de la cultura del vino ha desarrollado importantes interacciones con los chefs más reconocidos de Oaxaca, como Alejandro Ruiz, de Casa Oaxaca; José Manuel Baños, de Pitiona; y Rodolfo Castellanos, de Origen, entre otros, con el objetivo de lograr diversas armonizaciones que proyecten dentro de la moderna plataforma vinícola la riqueza y expresividad de la gran cocina oaxaqueña.

 

“También hemos trabajado muy de cerca con las cocineras tradicionales, encontrando grandes sorpresas en esa culinaria de raíces, con las grandes notas de moles que son patrimonio de nuestro estado y de México con los Verdejo de Rueda, de la reconocida bodega Cuatro Rayas; o las manifestaciones de Viña de Martino, de Chile, con productos de gran empatía con los sabores de nuestro país, como el Cinsault Rosé, producido con la variedad Cinsault.

 

“En general nos ha interesado trabajar mucho el tema de las armonizaciones con la cocina mexicana; y con la oaxaqueña en particular, por ello nos da un gusto enorme que Oaxaca tenga los próximos 24 y 25 de abril su Primer Encuentro de Cocineras Tradicionales, ya que es una oportunidad de seguir proyectando a nivel nacional e internacional la cocina de nuestra tierra; que además tiene el carácter y versatilidad para armonizar con diversos vinos”, expresa Gerardo Reyes, director general de Viña Tulps.

En esta temporada primaveral que invita a la frescura a la mesa, Viña Tulps hace las siguientes recomendaciones acordes con la época:

 

Cinsault Rosé, de Viña de Martino.

Fundada en 1934, Viña de Martino ha explorado más de 347 viñedos a lo largo y ancho de Chile. Su concepto de agricultura se basa en los principios orgánicos y en la cosecha oportuna, con el fin de lograr vinos balanceados.

 

Cinsault Rosé pertenece a la línea Gallardía de Itata, que rinde homenaje a las variedades del Valle de Itata, en la región de Bío-Bío; a 22 km. del Oceáno Pacífico.

 

Producido 110% con la variedad Cinsault. Muestra un color rosa pálido, con algunas burbujas. Posee aromas de fruta roja fresca, notas de pimienta y suaves acentos dulces. En la boca,un tanino de acidez media-alta, jugoso y fresco.

Cuatro Rayas Verdejo, de Bodega Cuatro Rayas

Verdejo es la cepa distintiva de la DO española Rueda, y Cuatro Rayas, fundada en 1935, la bodega más representativa en la producción vinícola de la zona, con alrededor del 20% de la producción del vino embotellado en ella.

 

Cuatro Rayas Verdejo es un vino triunfador, con 90 puntos Guía Peñín 2016 y Medalla de Oro Berliner Wein Trophy 2015; además fue considerado el Mejor blanco joven de la Guía Gourmets 2014 y 2015. Se trata del vino más emblemático de la bodega.

 

En vista presenta un color alimonado pálido, con tonos verdes; luminoso y limpio. En nariz destacan aromas de manzana verde y fruta fresca. Posee un carácter goloso en boca, con equilibrio de frescura; redondo, con sabores frutales y un carácter definido pero delicado, con un final que sugiere una nota de hinojo.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *