La Añada 2016 de Rioja

El Consejo Regulador ha calificado la añada 2016 con la segunda mejor calificación posible: ‘Muy buena’, por debajo de ‘Excelente’. Y es que la cosecha deja vinos excelentes, con una meteorología espectacular que permitió que las uvas entrasen en bodega con una sanidad extraordinaria, pero también otros vinos que han sufrido las consecuencias de los excesos de producción.

El proceso de calificación de la cosecha analiza aproximadamente unas 4.800 muestras anuales, que son representativas de todos los vinos amparados en la Denominación de Origen. A partir de ahí, se obtienen unos valores medios de diferentes parámetros analíticos (grado, acidez, pH, polifenoles totales, volátil, sulfuroso…), que son los que determinan la clasificación de la añada.

 

El resultado de los análisis técnicos permitiría aspirar a la calificación ‘excelente’ -de hecho así venía propuesta de dos de los tres laboratorios de análisis de la DOC- pero finalmente se ha optado por la prudencia.

Si 2015, también calificada como ‘muy buena’, fue sorprendente al convertirse en la cosecha más temprana de Rioja, 2016 pasará a la historia por la cantidad de uva excedentaria que quedó en los viñedos y en las viñas, después de una fuerte sequía veraniega y de que las lluvias de mediados de septiembre engordasen el peso de los granos.

 

Las perspectivas de buenos precios de producción también tuvieron su influencia en que los viticultores, ante la larga sequía, no quisieran arriesgar a quedarse por debajo de los límites máximos de producción autorizados.

 

El resultado fue la convivencia de grandes vinos, con gran estructura e intensidad, con otros más ligeros de viñedos con mucha carga productiva que, si bien pudieron completar la maduración dadas las inmejorables condiciones climáticas, tampoco alcanzaron el nivel de excelencia de las viñas más reguladas.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *