Desde Madeira con Amor

Madeira, una pequeña isla montañosa en la costa oeste de África, tiene un encanto que es difícil de describir. Combina el charm de una pequeña ciudad Portuguesa con la extraña geografía de un mundo de fantasía, donde típicas casas de techos de teja se cubren por neblina que desciende de las frondosas montañas.

 

En la cima de Madeira, sobrevolando la ciudad de Funchal y con vistas espectaculares a la bahía y al agitado mar Atlántico, se encuentra Casa Velha do Palheiro.

Este hotel de cinco estrellas fue en sus inicios una pintoresca casa construida en 1801 por el primer Conde de Carvahal, como su residencia de verano y de caza. Denotando el buen gusto del conde, el hotel está lleno de lujosos y finos detalles, donde resaltan la alegría de la primavera y de las flores.

 

Una de sus muchas comodidades es el Palheiro Spa, lleno de la energía tropical de la isla y especializado en tratamientos revitalizantes. Como si hubiese emergido de la misma naturaleza, el spa está construido con materiales como rocas pulidas y basalto, además de contar con plantas que llenan de vida el espacio.

 

Es un hotel cuya serenidad ha sido construida rodeada de tranquilas aguas y bellos jardines, que forman un exuberante paisaje donde las aves anidan y el césped siempre reverdece en el corazón de los huéspedes.

Desde caminos empedrados rodeados de flores, 32 habitaciones y cinco suites, una hermosa biblioteca, terrazas con vistas impresionantes a la alfombra floral o al estanque, habitado por peces dorados, el hotel es poesía materializada.

 

Siguiendo la decoración general del hotel, el bar es tranquilo y confortable, bellamente decorado con muebles y con óleos, litografías y grabados enmarcados en tonos dorados. Del jardín a la mesa, flores frescas adornan las mesas con sus colores y sus aromas.

 

Su restaurante Casa Velha refleja elegancia, con hermosas cortinas de encajes coronadas con adornos florales, y cubertería de plata. Su oferta gastronómica incluye platillos clásicos portugueses, así como mediterráneos y asiáticos, que maridan con los vinos franceses, italianos, australianos y americanos de su gran cava.

Hospedarse aquí es salpicarse con la luz marina que se cuela por las amplias ventanas, es alegrarse con los colores de la decoración, es sentirse en un ambiente natural gracias a los pisos de madera y los muebles de caoba.

 

Definitivamente un must en la isla es disfrutar del magnifico campo de golf de Casa Velha do Plaherio, donde pase una horas maravillosas. Con impresionantes vistas a Funchal y al mar Atlántico, el campo, de alta dificultad, fue creado siguiendo a los caprichos de la montañosa tierra. En el club house del campo de golf docé de excelente gastronomía con la mejor vista panorámica de toda la isla.

 

El magnifico hotel es parte de la cadena hotelera Relais & Chateaux, reconocida por reunir a hermosos hoteles de lujo donde la belleza fluye y se funde, en armonía  con el ambiente natural que los rodea.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *