El Arte de Sonia Falcone

screen-shot-2016-09-20-at-5-18-23-p-m

No voy a innovar si les digo que entre el arte y la vida, entre el arte y el amor hay muchos paralelismos. Viajan juntos, se cruzan, se enredan, se sienten.

 

Detrás de la obra de Sonia Falcone hay historias, hay sueños y mucha pasión. ¿Imán? ¿Embrujo? No lo sé… tal vez un poco de cada cosa y mucha profesionalidad. Sonia vive el arte como si fuera un embarazo; festeja exponer su obra como si fuera un bautizo y las entrega orgullosa al mundo como si fueran sus hijos.

 

Ángeles Mastretta decía que “de todos los pecados que condena la Biblia, el primero es rendirse a la seducción”.

 

Y yo lo cometo a diario, como una manera de ir a contracorriente de los avatares cotidianos, como un pasadizo a un mundo armado exclusivamente por mi y donde la única condición para estar en ese mini universo es el placer.

screen-shot-2016-09-20-at-5-20-00-p-m

Y uno de los canales que me llevan a este estadio es el vino. Está allí: perfecto, suave, vivo, dispuesto a explotar en sensaciones sensoriales cuando yo lo quiera. Flores, frutas, pan tostado, mantequilla, madera… un sinfin de aromas se despiertan al apenas agitarlo.

 

Sonia se deja llevar por el arte, las lineas, los colores, las texturas…

 

Yo, en cambio, me dejo caer ante una copa de vino.. una y mil veces. Cada gota es diferente; cada sensación es incomparable y hasta el mismo vino me persuade con diferentes  recuerdos según donde lo beba, a qué hora y acompañada de quién (a veces los mejores son los que tomo en soledad, como un bastón para la meditación).

 

Sonia Falcone se deja seducir por las pinceladas, por la luz y sombra, por los distintos materiales…

 

El vino me ha reconciliado con esencias muy mías que creía dormidas como la creatividad, la imaginación, la prosa abundante y la capacidad de disfrute. El arte enseño a Sonia a mirar y entender con el corazón y convertirse en artista de la vida.

screen-shot-2016-09-20-at-5-20-40-p-m

El corazón de Sonia es tan grande que desborda el cariño que guarda en él, a través de las acciones que han definido su vida y marcado la de todos aquellos con los que ha tenido contacto. Como los buenos deseos por si mismos no son suficientes, Sonia acompaña los suyos con acciones bien definidas para generar grandes cambios y beneficios con los que ha impactado a la comunidad.

 

La multiculturalidad de su vida entre Bolivia, Estados Unidos y México se plasma en su obra artística, con la misma sensibilidad con la que promueve y defiende los derechos de los niños y de las mujeres que han sido víctimas de maltrato. Para lograrlo, ha fungido como Presidenta y Fundadora de la Organización de Latinos Unidos, teniendo al arte como el impulso para mejorar la vida de grupos latinos. También ha sido voluntaria en el Scottsdale Museum Center for the Arts en Arizona, Estados Unidos, donde ha contribuido al rescate y mantenimiento de la ópera, el teatro y el museo de la ciudad.

 

Donando su tiempo y recursos, esta artista de la vida también está al frente de la Fundación Sonia Falcone, enfocada al desarrollo de diferentes programas sociales y culturales altruistas, como la financiación de centros de acogida para las víctimas de la violencia doméstica, proyectos de protección del medio ambiente, orfanatos, becas de música para las familias de bajos recursos, la promoción de nuevos artistas de América Latina y la protección de las lenguas indígenas.

screen-shot-2016-09-20-at-5-21-08-p-m

Sus esfuerzos se recompensan con las sonrisas de los cientos de niños a los que su altruismo y labor filantrópica han beneficiado. Junto con el Príncipe Alberto de Mónaco recibió  el premio a la Solidaridad en “Ball de la Rivera”, una plataforma internacional que reúne a la gente más importante del mundo y una de las iniciativas filantrópicas más importantes de Europa.

 

Como artista, además de exponer sus obras en museos y bienales a nivel mundial, como Venecia, Londres, New York, Miami, Phoenix, Scottsdale, La Paz, Santa Cruz, Bogotá, Cabo San Lucas, Buenos Aires y Portugal, la belleza es una constante en cada instante de su vida. Basta con mirar su sonrisa sincera y sus finas facciones para ver que ella misma es una escultura, tan llena de vida como su hermosa propiedad en Los Cabos. Qué mejor lugar que este paraíso para albergar a un ángel convertido en mujer, y que con sus obras nos enseña la esencia verdadera del cielo.

screen-shot-2016-09-20-at-5-18-02-p-m

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *