Tierra de leyendas

 

Guanajuato es una tierra de lírica y leyendas, de almas que se niegan a abandonar  las casonas coloniales y las calles empedradas que, como a nosotros, incrustaron su belleza en los corazones. El anhelo de perpetuar su historia y su valor cultural queda grabado en quienes lo recorren, con la misma intensidad del brillo de las muchas estrellas  que se coronan en sus cielos.

 

Tan rica como su cultura es la gastronomía guanajuatense, al punto que ha convertido al estado sede de la Cumbre Internacional de la Gastronomía Guanajuato, realizando cada año, diferentes eventos de experiencia y pasión gastronómica, con la presencia del secretario de Turismo de Guanajuato, Fernando Olivera. Guanajuato demuestra la variedad y grandeza de su gastronomía.

SONY DSC

Así es que este estado sabe tan bien como se lucen las fachadas de sus edificios. La gastronomía guanajuatense respeta las tradiciones y los ingredientes oriundos, mostrándonos nuestras raíces y recordando la riqueza de nuestra tierra.  Por mucho, el platillo más famoso del estado y de la zona del Bajío se compone de ingredientes que amamos: tortillas y chile. El apogeo de la extracción de minerales y la habilidad constante para enfrentarse con estilo a cualquier situación, dieron como resultado la creación de las enchiladas mineras. Un ingrediente que en el estado toma un giro diferente es la carne molida, con la que se forman las pacholas, que son sábanas de carne molida que se acompañan con ensalada o puré.

 

Otro dulce atractivo es el pan dulce,  cuya variedad es tan amplia como sus nombres. Ya que resulta difícil imaginarse la forma panes llamados chamuco, pelonas, sevillanas, novias, amores de granillo, cáscaras y pellizcos, lo más recomendable es visitar el estado y visitar las panaderías, cerrar los ojos un instante y dejarse inundar con el aroma.

SONY DSC

La dulce sencillez de una alegría se entremezcla con la paciente labor con la que se crea la cajeta, y la belleza de las fresas cristalizadas compite con el gusto vistoso del jamoncillo de leche y las charamuscas. Visitar Guanajuato es una fiesta de colores que se paladean, de sabores que nos transportan tal vez a nuestra infancia, es una combinación entre el pasado y el presente que se enraiza como un poema caído del cielo.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *