Experiencia Amanbagh

Cada hotel tiene su propia historia y en cada uno experimentamos sensaciones inesperadas, únicas  y extraordinarias, para definir esa magnifica vibra basta una sola palabra: inolvidables.

 

Hay hoteles que logran prender nuestra imaginación, en algunos nos sentimos en los años 40, en otros en película de fellini y en otros tenemos la sensación de ser princesas y vivir en un palacio encantado.

 

Entrar a un hotel es una experiencia y aventura en si misma, sea en Mexico, Milan o perdido entre la naturaleza de Rajastán en India; todos hemos sentido esa sensación de emoción al entrar en un hotel, aunque visitemos muchos, esa cosquilleo siempre vuelve, esa emoción exquisita, de lo que veremos, descubriremos, probaremos, la gente que conoceremos… todo puede suceder y todo nos sorprende. Esa es la atracción de los buenos hoteles.

 

Screen Shot 2016-04-12 at 7.45.03 p.m.

 

Amanbagh, el segundo hotel Aman en abrir en Rajastán, India, es uno de los grandes tesoros de la hotelería. Ubicado en un oasis amurallado, el resort hace eco de la arquitectura mogol de la región y ofrece la oportunidad de presenciar de primera mano las tradiciones y la cultura de la India rural. Desde el momento que entras al lobby y eres recibido por cantos típicos de la zona, hasta que pruebas comida tradicional de Rajastán y te pierdes en una caminata matutina entre las granjas y montañas a los alrededor y descubres maravillas, Amanbagh otorga experiencias inolvidables.

 

Amanbagh se encuentra dentro de un recinto amurallado que una vez fue utilizado por el maharajá de Alwar como sitio para sus campamentos de caza en busca de los tigres que vagaban por las colinas cercanas. El hotel todavía contiene las habitaciones que pertenecieron al maharajá. Sus 40 suites rinden homenaje a la atención a los detalles de los arquitectos de la era Mughal.

 

Los interiores de mármol contienen magníficos frescos en las paredes – un símbolo de elegancia en este antiguo palacio. El Amanbagh, que significa “jardín tranquilo”, rinde homenaje a la tradición floral indo-musulmana del siglo XVII, y representa la encarnación terrenal del antiguo paraíso persa. El Amanbagh es un lugar ideal para apreciar el esplendor del paisaje de el Rajasthan, este “país de los reyes”, y un miembro verdaderamente digno del prestigioso grupo hotelero Aman.

 

Screen Shot 2016-04-12 at 7.47.06 p.m.

 

Para escoger destinos, Aman toma en cuente ciertas características especificas: lugares remotos rodeados de naturaleza virgen, vistas despejadas, con acceso al mar, y cerca de puntos de interés. Mezclándose perfectamente con su entorno y otorgando experiencias auténticas y originales, esta famosa cadena de lujo rebasa todos los estándares de calidad.

 

Sus inicios se concentraron en Asia, con propiedades en Bután, Camboya, China, la Polinesia Francesa, India, Indonesia, Laos, Filipinas, Sri Lanka y Tailandia, pero durante las últimas dos décadas el grupo también ha abierto resorts en Francia Marruecos, Montenegro, las Islas Turcas y Caicos, Estados Unidos, Turquía, Grecia e Italia.

 

Amanbagh se encuentra aislado en medio de las áridas montañas Aravalli cerca de Alwar en el norte de la India. Esta es una región rica en historia que data hasta los inicios de la civilización hindú. En el pasado, esta zona fue dominada por un grupo de clanes guerreros, los Rajputs, quienes controlaron esta región durante casi 1000 años. Sufrieron constantes ataques por los ejércitos mogoles, hasta que en el siglo XVII fueron conquistados por emperador Shah Jahan, el famoso constructor del Taj Mahal.

 

Screen Shot 2016-04-12 at 7.45.36 p.m.

 

Rajastán es una de las regiones más interesantes del bello país de India, donde la cultura y tradiciones de siglos atrás han prevalecido hasta ahora. Es una tierra de maravillas, curiosa, seductora y repleta de tesoros y secretos.

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *