Miguel Torres adquiere 230 hectáreas en el Valle de Itata

El deseo de recuperar la tradición de uno de los valles vitivinícolas más antiguos de Chile y la necesidad de buscar terrenos con los que afrontar los desafíos del cambio climático son las claves de esta inversión.

Tras el rescate de variedades antiguas como los tradicionales moscateles o la cepa País, Miguel Torres ha anunciado una importante apuesta por el Valle de Itata. La bodega familiar adquirió recientemente una propiedad de aproximadamente 230 hectáreas en las cercanías de la ciudad de Chillán, a orillas del río Ñuble, y donde se focalizará en la plantación de variedades tintas, buscando el frescor que proporciona la cercanía con la Cordillera.

 

 

MiguelTorresChile

Miguel Torres Chile ya había apostado por la calidad de climas y suelos de este valle vitivinícola del sur de Chile, lanzando al mercado en el año 2012, Días de Verano, el primer Muscat de la familia Torres en el país y que ha permitido revelar el característico terroir de la zona de Quillón del Valle de Itata.

¿Por qué Itata?

Continuando con el trabajo de innovación y considerando los desafíos del cambio climático, dado por el aumento de temperaturas, Miguel Torres apuesta por los valles del sur de Chile y sus bondades para la vitivinicultura.

El Valle de Itata, que se extiende al suroeste de Chillán, en la provincia de Ñuble, es la región vitivinícola más antigua de Chile. Ubicado entre los Ríos Itata y Ñuble posee características únicas para la producción de vino; gran amplitud térmica entre el día y la noche, abundancia de fuentes de agua y buenas condiciones de radiación solar.

Hace 40 años atrás, el clima de la zona de Chillán no permitía el cultivo de variedades como Cabernet Sauvignon y Carmenere para la elaboración de vinos de gran calidad, ya que no se lograba la madurez adecuada de las uvas. Sin embargo, debido al cambio climático y al aumento de temperaturas, se podrán cosechar en este valle uvas con la madurez óptima.

Siguiendo con el rescate de la tradición vinícola y la agricultura de sus antepasados, la familia Torres vuelve al Valle de Itata y se remonta a hace más de 400 años, donde aún predominan las pequeñas fincas destinadas a la producción de vino para consumo familiar.

Un paso más allá: Proyecto enoturístico

Con vistas al Río Ñuble, a la Cordillera de la Costa y al Volcán de Chillán, Miguel Torres también apostará por un proyecto Enoturístico en la zona del sur de Chile, aprovechando los paisajes del lugar, especialmente en la temporada de invierno y la entretención a la hora de combinar la degustación de un vino de calidad al finalizar un día de práctica del internacionalmente buscado deporte blanco.

 

 

Deby

Author: Deby

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *